• Llámanos: 93 226 03 50
Open

Category Archives: Dejar de fumar

alimentos que nos pueden ayudar a dejar de fumar
Categories Dejar de fumar, Dietas, vida sana

¿Qué alimentos nos pueden ayudar a dejar de fumar?

Engordar es uno de los grandes miedos a los que se enfrenta mucha gente que quiere dejar de fumar, de ello ya hablamos en el artículo “Como evitar aumentar de peso al dejar de fumar” .

En este artículo vamos a comentar qué alimentos podemos tomar para calmar nuestra ansiedad, eliminar toxinas o reponer sustancias que en un fumador son deficitarias.

Relación entre tabaco y alimentos

Tras años fumando, se adquieren toda una serie de rutinas diarias que incitan a fumar cada vez que se produce el mismo estímulo. Los alimentos no son una excepción y muchas personas tienen ganas de fumar después de las comidas, por que ha creado un relación entre el bienestar que sentimos cuando hemos acabado de comer y la sensación de placer que produce fumar.

Es por ello que lo mejor que podemos hacer es identificar en qué momentos tenemos ganas de fumar e intentar cambiar alguna cosa que nos haga desvincular esta conexión. Un ejemplo sería irse a limpiar los dientes rápidamente después de los postres para quitarnos el sabor de la comida. También se podría comer en un sitio diferente como por ejemplo del comedor a la cocina de casa o si en el trabajo comemos fuera cambiando de restaurante.

¿Qué alimentos nos ayudan a dejar de fumar?

Muchas veces asociado a dejar de fumar se tiene una sensación de hambre para suplir al cigarrillo. Para mitigar esta hambre y evitar comer alimentos muy calóricos se recomienda añadir a la dieta:

  • Cereales integrales y legumbres: Al ser de digestión lenta aumentan el efecto saciante.
  • Un puñado de frutos secos
  • Yogur + frutos rojos + Salvado de trigo y una vez comido se ha de beber un vaso de agua. Cuando se mezclan en el estómago, provocan una expansión del bolo alimenticio y una sensación de llenado en el estómago

Otro síntoma que se puede padecer mientras se deja de fumar es el estreñimiento, si esto ocurre se recomienda aumentar la ingesta de agua, frutas y verduras y alimentos integrales para aportar más fibra a la dieta.

Muchas veces asociado a dejar de fumar se tiene una sensación de hambre para suplir al cigarrillo. Para mitigar esta hambre y evitar comer alimentos muy calóricosHaz click para twittear

Por último, los fumadores tienen un déficit en vitamina C ya que el organismo lo consume en exceso para poder eliminar la nicotina del cuerpo. Es por ello que es muy conveniente aumentar el aporte en la dieta de todos los alimentos ricos en esta vitamina como los cítricos,  tomates, pimientos, fresas, frutos rojos, melones, sandías, brócoli,…

¿Qué bebidas pueden ayudarnos a combatir la ansiedad?     

Si tenemos ansiedad por no fumar, aparte de practicar técnicas y ejercicios de relajación también nos pueden ayudar tomar infusiones de tila, valeriana, hierba luisa, manzanilla y  salvia.

Por el contrario, algunas bebidas pueden aumentar la ansiedad y las rutinas vinculadas a fumar, muchos fumadores tienen una gran necesidad de fumar cuando consumen café o alcohol, es por ello que durante un par de meses, se recomienda sustituirlos por otros líquidos como infusiones o zumos sin azúcares añadidos.

Las bebidas además de calmar nuestra ansiedad, también nos ofrecen otros beneficios como por ejemplo, el agua  facilita la eliminación de toxinas, una buena hidratación y combatir el estreñimiento. Y cuando nos referimos a los zumos,  aunque es mejor tomarlos como fruta, nos ayudan a reponer el cuerpo de vitamina C.

Si quieres más información puedes consultar nuestro vídeo donde te damos más consejos:

Enfermero desde hace 17 años y con 13 años de experiencia en la atención primaria. Cursé un posgrado en Nutrición y Dietética y poco después realicé un Máster en Tabaquismo. También soy vocal de la Junta de SEDET (Sociedad Española de Especialistas en Tabaquismo)

fumador pasivo
Categories Dejar de fumar, vida sana

Cómo le afecta el tabaco al fumador pasivo

El tabaco no es sólo perjudicial para aquel que lo fuma. Es perjudicial para la salud para todos aquellos que estén en contacto con un fumador así como los que están en un ambiente que se ha fumado, aunque hayan pasado días

¿Que es un fumador pasivo?        

Podemos definir como fumador pasivo como aquella persona que, pese no fumar, está expuesto a menudo a los efectos perjudiciales del tabaco. Normalmente se piensa que la gente sólo se ve afectada si se respira un ambiente cargada de humo de tabaco, pero como explicaremos en este artículo, también se pueden absorber las sustancias perjudiciales del cigarrillo a través de la piel o de la boca. Esto pasa especialmente en niños.

¿Cómo afecta a nuestra salud el tabaco de los demás?

Fumar puede provocar hasta 50 enfermedades diferentes y afecta a casi todos los órganos del cuerpo

Las mismas sustancias que hay en el humo que aspira un fumador también están presentes en el humo que se libera al medio ambiente, pero están presentes en mayor cantidad. La cantidad de nicotina y alquitrán se multiplican por 3 y la de monóxido de carbono por 5, por ejemplo.

Un fumador pasivo es aquella persona que, pese no fumar, está expuesto a menudo a los efectos perjudiciales del tabaco

Aunque se ventile a fondo una habitación donde se haya fumado previamente, el humo del tabaco se acaba depositando en la ropa, muebles, paredes, piel, pelo,… y pueden perdurar allí durante semanas. Muchas de estas substancias, como las nitrosaminas, interaccionan con el ambiente y se transforman en otras que tienen mayor poder cancerígeno.

Un fumador pasivo tienen entre un 25 y un 35% más posibilidades de padecer un infarto respecto a una persona que no está expuesta al humo del tabaco. Porcentaje muy parecido al de padecer un cáncer de pulmón, que es alrededor de un 35% superior.

Pero el humo del tabaco puede afectar rápidamente a la salud de un fumador pasivo o  persona no fumadora. Por ejemplo, antes de la ley antitabaco que prohibió fumar en los locales, ¿quien no ha vuelto a casa con los ojos rojos y llorosos por culpa del humo del cigarrillo? Otros síntomas leves pero muy molestos que podemos padecer por ser fumadores pasivos son la tos, la irritación nasal o aumento de la mucosidad.

Si se está mucho tiempo expuesto al humo del tabaco también pueden provocar más número de catarros, infecciones respiratorias, crisis asmáticas y a largo plazo EPOC.

Los bebés como fumadores pasivos

Los niños y los bebés son los fumadores pasivos más afectados por el humo del tabaco por diferentes razones. Se ha demostrado que los hijos de padres fumadores tienen más enfermedades respiratorias que los de no fumadores, incluso las tasas de asmáticos son superiores.

El humo del tabaco les afecta desde antes de nacer ya que aparte de los riesgos para la salud del feto si la madre fuma nos podemos encontrar con: bajo peso al nacer, parto prematuro, mayor riesgo de aborto,.. Si la pareja de la madre fuma delante de ella las mismas sustancias del tabaco que respira la madre llegan a la placenta afectando la salud de la futura criatura

Cuanto más joven es una persona su frecuencia respiratoria es mucho mayor, esto hace que en comparación, un bebé respire un volumen de aire contaminado mayor que el que respira un adulto y si a esto sumamos que su sistema inmune aun es inmaduro provoca que enfermen mucho más.

Los hijos de padres fumadores tienen más enfermedades respiratorias que los de no fumadores

Pero como comentábamos antes, el humo de tabaco se deposita en todos los objetos a su alcance y permanece en ellos durante semanas y cuando un bebé juega en el suelo o en el sofá, si este tienen nicotina u otras sustancias del tabaco las puede absorber a través de la piel y vía oral si se lleva a la boca un juguete o cualquier otro objeto.

¿Cómo evitar el humo de segunda mano?         

La única manera que tanto el humo de segunda mano (estar junto a una persona que está fumando) como el de tercera mano ( absorber las sustancias del tabaco en una habitación donde alguien ha fumado días anteriores) no afecten a los no fumadores es evitar fumar en cualquier espacio cerrado.

Fumar en el balcón, la cocina o en una habitación donde no haya nadie no es eficaz por que el humo del tabaco es un gas y se distribuye por toda la casa de forma uniforme. Incluso en un estudio encontraron restos de sustancias del humo del tabaco en domicilios de no fumadores que eran contiguo a uno donde se fumaba.

Si quieres más información de cómo afecte tabaquismo pasivo a nuestra salud, consulta nuestro vídeo donde te explicamos las diferencias entre tabaquismo de segunda, tercera y cuarta mano.

Enfermero desde hace 17 años y con 13 años de experiencia en la atención primaria. Cursé un posgrado en Nutrición y Dietética y poco después realicé un Máster en Tabaquismo. También soy vocal de la Junta de SEDET (Sociedad Española de Especialistas en Tabaquismo)

efectos del tabaco
Categories Dejar de fumar

¿Qué le ocurre a nuestro cuerpo cuando fumamos? ¿y cuando lo dejamos?

El cigarrillo, aparte de la nicotina, tiene más de 4000 substancias nocivas para la salud que repercuten en diferentes partes del organismo. En este artículo explicaremos cuales son los efectos del tabaco, cómo el cigarrillo repercute en los órganos y cómo se recuperan estos al dejar de fumar

Efectos del tabaco en el cerebro. Más allá de la dependencia a la nicotina

La nicotina del cigarrillo, actúa en el cerebro aumentando la segregación de dopamina y sobreestimulan de este modo el centro del placer. Con el tiempo el cuerpo se acostumbra a estos niveles elevados de dopamina. Cuando ésta disminuye del organismo, el cerebro no se ve capaz de suplir esta bajada de dopamina de forma natural. Esto provoca el llamado síndrome de abstinencia

Si quieres más información puedes consultar este vídeo donde explicamos cómo se origina a nivel cerebral el síndrome de abstinencia y por que ocurran las recaídas aunque hayan pasado muchos años de último cigarrillo.

Pero aparte de generar un mecanismo de dependencia a la nicotina, fumar acelera el envejecimiento del cerebro y que pierda grosor más rápidamente que la de una persona que nunca ha fumado. Sobretodo afecta a las zonas asociadas a la memoria, la atención, el lenguaje y la conciencia y pudiendo, de esta manera, empeorar la capacidad de tomar decisiones y resolver problemas.

Por último, en el estudio de la OMS “tobacco use and dementia” afirmaban que fumar aumentaban un 45 % las posibilidades de padecer demencia que las no fumadoras  y atribuían al tabaco el 14% de los casos de alzheimer.

Efectos de fumar a nivel respiratorio. Más catarros y EPOC

Fumar provoca efectos a nivel respiratorio tanto a corto como a largo plazo.

Por una parte, el humo del tabaco debilita la acción de los cilios de las vías respiratorias que se encargan de limpieza. De esta manera, parte de la mucosidad como los elementos nocivos del tabaco no son expulsados, acumulándose en el árbol respiratorio. Cuando el fumador duerme, parte de estos cilios se recuperan y de buena mañana comienzan a expulsar todo lo que pueden, provocando lo que se suele llamar como tos del fumador.

Otro de los efectos del tabaco es que los fumadores tienen más tendencia a enfermar, desde catarros hasta neumonías. Esto es debido tanto al mal funcionamiento de los cilios como del resto de sistema inmunitario.

A largo plazo, el tabaco puede causar EPOC, una enfermedad donde hay una obstrucción progresiva del aire que se respira provocando que la persona cada vez se canse y se ahogue más, incluso llegando a necesitar el uso de mascarillas de oxígeno para el más mínimo esfuerzo. Otras enfermedades que fumar puede provocar en los pulmones son cáncer de pulmón o de laringe, enfisema…

Efectos del tabaco a nivel circulatorio. Algo más que infartos

Uno de los primeros efectos del tabaco nocivos en demostrarse es que favorece una mayor posibilidad de padecer infartos, incluso fumando uno al día.

El tabaco puede causar EPOC, una enfermedad donde hay una obstrucción progresiva del aire que se respira provocando que la persona cada vez se canse y se ahogue más, incluso llegando a necesitar el uso de mascarillas de oxígeno para el más mínimo esfuerzo

Aparte de esto, aumenta las posibilidades de accidentes cerebrovasculares, favorece la aparición de arteriosclerosis, aumenta la presión arterial, la posibilidades de trombos, hipertensión pulmonar, aneurismas, claudicación intermitente,…

Tabaco y cáncer

El tabaco es el causante del 22% de muertes por cáncer en general, entre los que se encuentran:

  • Pulmón
  • Esófago
  • Laringe
  • Boca
  • Garganta
  • Riñón
  • Vejiga
  • Páncreas
  • Estómago
  • Cuello de Útero

Dejar de fumar. Mejora en las primeras semanas

Los efectos del tabaco en nuestro cuerpo empiezan a desaparecer de forma casi instantánea, a los 20 minutos de dejar de fumar la circulación en las extremidades ha mejorado y hay unos descenso de la tensión arterial y el pulso. Al cabo de unas 8 horas casi ya no queda nicotina en el cuerpo

Al cabo de 24 horas se ha reducido el riesgo de infarto ya que el cuerpo ha eliminado el monóxido de carbono y los niveles de oxígeno en sangre se han normalizado.

Cuando se deja de fumar, a los 20 ‘disminuye la tensión arterial y a las 8 horas casi ya no queda nicotina al cuerpo. A las 24 horas se reduce el riesgo de infarto, y a partir de los 3 días se recupera el gusto y el olfato. El 4º día se empiezas a respirar mejor.

A los dos días, los gusto y el olfato se empiezan a recuperar, y de repente, todo está muy bueno. Esto sumado a la ansiedad por no fumar y la necesidad de suplir el cigarrillo por la nicotina hace que haya un riesgo de empezar mucho más y por tanto, engordar. Para evitar esto, puedes leer nuestros consejos para evitar ganar peso cuando se deja de fumar.

Tras 24 horas sin fumar se ha reducido el riesgo de infarto ya que el cuerpo ha eliminado el monóxido de carbono y los niveles de oxígeno en sangre se han normalizado

Hacia los 3-4 días, la respiración mejora por qué hay una relajación de los bronquios, incluso en algunos casos puede haber un aumento de la tos, incluso hay personas que expulsan mucosidad marrón o ennegrecida. Esta tos no significa enfermedad, todo lo contrario, son los bronquios que sin el efecto del humo del tabaco, tiene la suficiente fuerza para eliminar todo el moco con los restos de este humo, que se había acumulado en el árbol bronquial.

Que opinamos nosotros

Aparte de mejoras en salud hay otros beneficios que se perciben en las primeras semanas al dejar de fumar, como mejora del aliento, del olor del cuerpo y la ropa, desaparecen el amarillo de los dedos y las uñas, mejor resistencia a la actividad física … por eso, es muy positivo ir apuntando en una lista todo lo que percibimos como ganancia y llevarlo siempre encima por si en algún momento puntual se surgen dudas de por qué este esfuerzo en dejar de fumar.

Enfermero desde hace 17 años y con 13 años de experiencia en la atención primaria. Cursé un posgrado en Nutrición y Dietética y poco después realicé un Máster en Tabaquismo. También soy vocal de la Junta de SEDET (Sociedad Española de Especialistas en Tabaquismo)

dejar de fumar
Categories Dejar de fumar

¿Es difícil dejar de fumar?

¿Es difícil dejar de fumar? Vamos a jugar a las comparaciones.

 Pensar que es imposible dejar de fumar porque el fumador no tiene la suficiente fuerza de voluntad es uno de los motivos más esgrimidos para rendirse antes de un primer o un nuevo intento después de una recaída. Sin negar el esfuerzo que supone, en este artículo queremos poner en contexto como de difícil es dejar el cigarrillo comparándolo con otro hecho importante en la vida adulta: Sacarse el carnet de conducir.

 

Dejar de fumar Vs sacarse el carnet de conducir. ¿Qué es más difícil?

 Está pregunta la suelo comentar a mis pacientes que quieren dejar de fumar o cuando intento motivarlos para que lo intenten cuando me sacan el tema de que no tienen suficiente fuerza de voluntad para abandonar el cigarrillo. Casi todos ellos me responden automáticamente que dejar de fumar es con muchísima diferencia más difícil que sacarse el carnet de conducir.

 Pero si miramos datos y, las posibilidades entre dejar de fumar y sacarse el carnet de conducir a la primera son muy similares, alrededor del 30%, y no, la fuerza de voluntad no tiene nada que ver. Y no es poca la gente que tiene con carnet de conducir, aproximadamente un 55% de la población lo posee. En total, unos 25 millones de personas en España que supone el 22% de la población adulta,mucha más que fumadores

 

Aprobados a la primeraAprobados a la segunda
Alumnos presentados477471138466
Aprobados teórica números absolutos33900581322
Aprobados teórica Porcentaje71%58,73031066%
Aprobados práctica números absolutos155942,347760,66324
Aprobados práctica porcentaje46%46%
Aprobados respectos presentados32,66%34,4924939 %

 

La diferencia: la reacción al fracaso entre sacarse el carnet y dejar de fumar.

 Los que hemos suspendido el carnet de conducir, tenemos grabado con fuego en que fallamos y cómo vigilábamos no cometer el mismo error cuando volvíamos a subir. Es decir, aprendimos de nuestro fracaso y así conseguimos una victoria. Tarde o temprano conseguíamos aprobar y no por fuerza de voluntad, sino por perseverancia.

 ¿Qué nos encontramos cuando alguien intenta dejar de fumar y no lo consigue?. Lo atribuye a no tener la fuerza de voluntad necesaria para poder superar las dificultades que se le presentan en las primeras días y semanas que deja de fumar.

Las posibilidades entre dejar de fumar y sacarse el carnet de conducir a la primera son muy similares, alrededor del 30%

 Lo que tenemos que hacer es cambiar este punto de vista que solo nos sirve para ponernos piedras en nuestro camino y tener el mismo enfoque que ante el carnet de conducir:

 “- Si, tenias muchas ganas de fumar, muchas, muchas… pero, ¿qué me incitó a tener estas ganas? ¿Estrés en el trabajo? ¿El cigarrillo después de las comidas?, ¿el cigarrillo en el bar con los amigos? ¿Ver la televisión? Pues… para una próxima vez, ¿cómo le puedo hacer frente cuando sufra estrés, acabe de comer, esté con los amigos? ¿Qué estrategia puedo usar cuando en el próximo intente me enfrente a la misma situación?”

Buscando estrategias para hacer frente a las ganas de fumar es como finalmente acabaremos dejando el cigarrillo por que como el carnet de conducir, a cada nuevo intento, más posibilidades hay de dejarlo.

 Y a veces, nosotros solos no encontramos la manera de poder superar los obstáculos cuando intentamos dejar de fumar, pero también podemos hacer como el carnet de conducir, buscar a alguien que nos ayude… ¿o conoces a mucha gente que se haya sacado el carnet de conducir sin ir a una autoescuela?

 

Otros retos de la vida que nos demuestran que sí somos capaces de dejar de fumar. 

En este artículo he hablado del carnet de conducir por que hay datos de aprobados y suspendidos, pero para los que no tienen carnet también hay otros retos que nos plantea la vida que nos puede hacer ver que somos capaces, también, de dejar de fumar.

Buscando estrategias para hacer frente a las ganas de fumar es como finalmente acabaremos dejando el cigarrillo por que como el carnet de conducir, a cada nuevo intento, más posibilidades hay de dejarlo.

Criar y educar a nuestros hijos con las dificultades, alegrías y berrinches que nos ocasiona, sacarnos una carrera o mejorar nuestra marca en 10 km carrera a carrera a base de un buen entrenamiento y perseverancia,…

Os dejamos un vídeo donde doy consejos de como comenzar a enfocar de manera diferente tanto nuestra manera de actuar como encarar las dificultades que se encuentran por el camino y como valorar las recaídas anteriores.

 Ejemplos hay muchos, pero lo importante es que confíes en ti mismo. Por que… Puedes!

 

¿Cuándo comenzamos?

 

 

  1. Brunnhuber Klara, Cummings K. Michael, Feit Sheila, Sherman Scott WJ. Putting Evidence Into Practice Smoking Cessation – Documents [Internet]. Available from: http://docslide.us/documents/putting-evidence-into-practice-smoking-cessation.html
  2. Estadísticas de aprobados de todas las autoescuelas de España [Internet]. Available from: http://www.aptosautoescuela.com/estadisticas-aprobados-autoescuelas-espana.php

 

 

 

Enfermero desde hace 17 años y con 13 años de experiencia en la atención primaria. Cursé un posgrado en Nutrición y Dietética y poco después realicé un Máster en Tabaquismo. También soy vocal de la Junta de SEDET (Sociedad Española de Especialistas en Tabaquismo)

tras dejar de fumar
Categories Dejar de fumar

Cómo evitar aumentar de peso tras dejar de fumar

El miedo a engordar es uno de los motivos más importantes para no intentar dejar de fumar y también uno de los motivos más frecuentes de recaída.  Pero aunque en muchos casos ocurre,si se siguen unos sencillos pasos es muy fácil evitar un aumento exagerado del peso cuando se deja de fumar.

La ansiedad por comer tras dejar de fumar

Al dejar de fumar, se genera una ansiedad provocada por la falta de nicotina pero también por la sensación que “falta” algo. Este algo es el cigarrillo porque, después de años fumando, se ha creado una rutina diaria donde nos hemos acostumbrado a tener un cigarrillo entre los dedos, en la boca, a sentir como llega el humo de tabaco a cada calada, etc, etc,…

Y comer calma en parte esta ansiedad por qué los movimientos que se realizan son muy parecidos a fumar y consiguen confundir y relajar de esta manera al cerebro del fumador:  tengo un tenedor/cigarrillo en la mano, me llevo la comida/cigarrillo a la boca, trago la comida/aspiro el humo.

Por otro lado, el tabaco es un anorexígeno, es decir, fumar quita el apetito. Y a los pocos días de no fumar se recupera el gusto y olfato y muchos exfumadores vuelven a disfrutar de las comidas ya que todo lo que comen se les vuelve mucho más sabroso y como consecuencia, comienzan a comer más y es cuando se tiende a engordar.

Pero también hay casos en los que la persona que ha dejado de fumar, aún sin comer más, engorda. Esto es debido a que la nicotina y el resto de partículas tóxicas del humo del tabaco aceleran el metabolismo. Eliminarla del organismo requiere un gasto de energía ( producción de moco en los pulmones, toser, eliminación de la nicotina por la orina,…) y al dejar de fumar toda aquella energía que el cuerpo ya no consume se acumula en forma de grasa.

Y a los pocos días de no fumar se recupera el gusto y olfato y muchos exfumadores vuelven a disfrutar de las comidas

El tabaco es un anorexígeno y realmente, cuando se dejar de fumar se podría hablar de que se recupera peso en vez de qué se engorda. Se gana lo que debería pesar esa persona si no hubiera fumado nunca de acuerdo a su edad, sexo y actividad física.

Es por eso, que se considera normal engordar de 1 a 4 kilogramos cuando se deja este hábito, si se aumenta más, ya no es por dejar de fumar en sí, si no por que se come mucho más que antes.

Cambiar nuestros hábitos alimentarios

Aún esta contrariedad, dejar de fumar no implica necesariamente que se vaya a engordar  y sobretodo si se siguen unos sencillos pasos cómo hacer dos pequeños tentempiés, uno a media mañana y otro a media tarde.

Así se evita llegar con el estómago vacío a la hora de comer y de cenar,de este modo evitamos que un exceso de hambre nos haga comer más de lo adecuado.

El tabaco es un anorexígeno y realmente, cuando se dejar de fumar se podría hablar de que se recupera peso en vez de qué se engorda

Otra cosa que también puede ayudar a comer menos es servir la comida en platos pequeños, es un truco que se suele utilizar para engañar al cerebro que al ver un plato lleno cree que hay mucha comida y así, rebaja el estrés por comer y acallar el hambre.

Por último, también es aconsejable hacer una dieta rica en fibra, por el efecto saciante que produce y así ayudar a  reducir nuestra ingesta calórica

 Alimentos que ayudan combatir la ansiedad.

 Los alimentos que se recomiendan para reducir nuestra ingesta calórica diaria son muy variados y nos permiten hacer un menú a nuestro gusto, como por ejemplo:

  • Cereales integrales y legumbres: Al ser de digestión lenta aumentan el efecto saciante.
  • Fruta con piel: Tomar una manzana, pera con piel nos aportará fibra que nos saciará. Por otro lado, evitaremos los zumos ya que un vaso de naranja, melocotón,… aunque sean naturales aportan más calorías que una fruta.
  • Yogur con frutos secos
  • Un puñado de frutos secos al día.
  • Alimentos ricos en vitamina C: Eliminar la nicotina de nuestro cuerpo supone un gasto importante de esta vitamina. Se recomienda aumentar la ingesta de estos alimentos para ayudar a nuestro cuerpo. Aparte de los cítricos, podemos encontrar vitamina C en los tomates, pimientos, fresas, frutos rojos, melones, sandías,brócoli,…
  • Yogur entero natural + frutos rojos + Salvado de trigo . Al terminar de comer este postre si bebemos un vaso de agua, la fibra ( el salvado ) se hinchará en nuestro estómago y nos notaremos más saciados.

Los alimentos que ayudan a no engordar al dejar de fumar son los cereales integrales, legumbres, fruta con piel, un puñado de frutos secos , yogur con  frutos rojos + salvado de trigo + agua y alimentos con vitamina C

Más información:

Puedes encontrar más información para obtener consejos para no engordar al dejar de  fumar en nuestro video en Youtube donde hablamos de que alimentos comer: https://youtu.be/KRtuNr6FclQ

 

Enfermero desde hace 17 años y con 13 años de experiencia en la atención primaria. Cursé un posgrado en Nutrición y Dietética y poco después realicé un Máster en Tabaquismo. También soy vocal de la Junta de SEDET (Sociedad Española de Especialistas en Tabaquismo)