• Llámanos: 93 226 03 50
Open

¿Qué le ocurre a nuestro cuerpo cuando fumamos? ¿y cuando lo dejamos?

efectos del tabaco

El cigarrillo, aparte de la nicotina, tiene más de 4000 substancias nocivas para la salud que repercuten en diferentes partes del organismo. En este artículo explicaremos cuales son los efectos del tabaco, cómo el cigarrillo repercute en los órganos y cómo se recuperan estos al dejar de fumar

Efectos del tabaco en el cerebro. Más allá de la dependencia a la nicotina

La nicotina del cigarrillo, actúa en el cerebro aumentando la segregación de dopamina y sobreestimulan de este modo el centro del placer. Con el tiempo el cuerpo se acostumbra a estos niveles elevados de dopamina. Cuando ésta disminuye del organismo, el cerebro no se ve capaz de suplir esta bajada de dopamina de forma natural. Esto provoca el llamado síndrome de abstinencia

Si quieres más información puedes consultar este vídeo donde explicamos cómo se origina a nivel cerebral el síndrome de abstinencia y por que ocurran las recaídas aunque hayan pasado muchos años de último cigarrillo.

Pero aparte de generar un mecanismo de dependencia a la nicotina, fumar acelera el envejecimiento del cerebro y que pierda grosor más rápidamente que la de una persona que nunca ha fumado. Sobretodo afecta a las zonas asociadas a la memoria, la atención, el lenguaje y la conciencia y pudiendo, de esta manera, empeorar la capacidad de tomar decisiones y resolver problemas.

Por último, en el estudio de la OMS “tobacco use and dementia” afirmaban que fumar aumentaban un 45 % las posibilidades de padecer demencia que las no fumadoras  y atribuían al tabaco el 14% de los casos de alzheimer.

Efectos de fumar a nivel respiratorio. Más catarros y EPOC

Fumar provoca efectos a nivel respiratorio tanto a corto como a largo plazo.

Por una parte, el humo del tabaco debilita la acción de los cilios de las vías respiratorias que se encargan de limpieza. De esta manera, parte de la mucosidad como los elementos nocivos del tabaco no son expulsados, acumulándose en el árbol respiratorio. Cuando el fumador duerme, parte de estos cilios se recuperan y de buena mañana comienzan a expulsar todo lo que pueden, provocando lo que se suele llamar como tos del fumador.

Otro de los efectos del tabaco es que los fumadores tienen más tendencia a enfermar, desde catarros hasta neumonías. Esto es debido tanto al mal funcionamiento de los cilios como del resto de sistema inmunitario.

A largo plazo, el tabaco puede causar EPOC, una enfermedad donde hay una obstrucción progresiva del aire que se respira provocando que la persona cada vez se canse y se ahogue más, incluso llegando a necesitar el uso de mascarillas de oxígeno para el más mínimo esfuerzo. Otras enfermedades que fumar puede provocar en los pulmones son cáncer de pulmón o de laringe, enfisema…

Efectos del tabaco a nivel circulatorio. Algo más que infartos

Uno de los primeros efectos del tabaco nocivos en demostrarse es que favorece una mayor posibilidad de padecer infartos, incluso fumando uno al día.

El tabaco puede causar EPOC, una enfermedad donde hay una obstrucción progresiva del aire que se respira provocando que la persona cada vez se canse y se ahogue más, incluso llegando a necesitar el uso de mascarillas de oxígeno para el más mínimo esfuerzo

Aparte de esto, aumenta las posibilidades de accidentes cerebrovasculares, favorece la aparición de arteriosclerosis, aumenta la presión arterial, la posibilidades de trombos, hipertensión pulmonar, aneurismas, claudicación intermitente,…

Tabaco y cáncer

El tabaco es el causante del 22% de muertes por cáncer en general, entre los que se encuentran:

  • Pulmón
  • Esófago
  • Laringe
  • Boca
  • Garganta
  • Riñón
  • Vejiga
  • Páncreas
  • Estómago
  • Cuello de Útero

Dejar de fumar. Mejora en las primeras semanas

Los efectos del tabaco en nuestro cuerpo empiezan a desaparecer de forma casi instantánea, a los 20 minutos de dejar de fumar la circulación en las extremidades ha mejorado y hay unos descenso de la tensión arterial y el pulso. Al cabo de unas 8 horas casi ya no queda nicotina en el cuerpo

Al cabo de 24 horas se ha reducido el riesgo de infarto ya que el cuerpo ha eliminado el monóxido de carbono y los niveles de oxígeno en sangre se han normalizado.

Cuando se deja de fumar, a los 20 ‘disminuye la tensión arterial y a las 8 horas casi ya no queda nicotina al cuerpo. A las 24 horas se reduce el riesgo de infarto, y a partir de los 3 días se recupera el gusto y el olfato. El 4º día se empiezas a respirar mejor.

A los dos días, los gusto y el olfato se empiezan a recuperar, y de repente, todo está muy bueno. Esto sumado a la ansiedad por no fumar y la necesidad de suplir el cigarrillo por la nicotina hace que haya un riesgo de empezar mucho más y por tanto, engordar. Para evitar esto, puedes leer nuestros consejos para evitar ganar peso cuando se deja de fumar.

Tras 24 horas sin fumar se ha reducido el riesgo de infarto ya que el cuerpo ha eliminado el monóxido de carbono y los niveles de oxígeno en sangre se han normalizado

Hacia los 3-4 días, la respiración mejora por qué hay una relajación de los bronquios, incluso en algunos casos puede haber un aumento de la tos, incluso hay personas que expulsan mucosidad marrón o ennegrecida. Esta tos no significa enfermedad, todo lo contrario, son los bronquios que sin el efecto del humo del tabaco, tiene la suficiente fuerza para eliminar todo el moco con los restos de este humo, que se había acumulado en el árbol bronquial.

Que opinamos nosotros

Aparte de mejoras en salud hay otros beneficios que se perciben en las primeras semanas al dejar de fumar, como mejora del aliento, del olor del cuerpo y la ropa, desaparecen el amarillo de los dedos y las uñas, mejor resistencia a la actividad física … por eso, es muy positivo ir apuntando en una lista todo lo que percibimos como ganancia y llevarlo siempre encima por si en algún momento puntual se surgen dudas de por qué este esfuerzo en dejar de fumar.

Enfermero desde hace 17 años y con 13 años de experiencia en la atención primaria. Cursé un posgrado en Nutrición y Dietética y poco después realicé un Máster en Tabaquismo. También soy vocal de la Junta de SEDET (Sociedad Española de Especialistas en Tabaquismo)

Author: Antonio Vallejo Domingo

Enfermero desde hace 17 años y con 13 años de experiencia en la atención primaria. Cursé un posgrado en Nutrición y Dietética y poco después realicé un Máster en Tabaquismo. También soy vocal de la Junta de SEDET (Sociedad Española de Especialistas en Tabaquismo)

Deja un comentario

Your email address will not be published.

You may use these <abbr title="HyperText Markup Language">HTML</abbr> tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*