• Llámanos: 93 226 03 50
Open

La importancia de la alimentación infantil

La importancia de la alimentación infantil

Hoy me gustaría hablar sobre la alimentación infantil y su importancia. En esta etapa de crecimiento es donde tendremos que enseñar unos buenos hábitos alimentarios. De este modo, al inculcar estos nuevos hábitos correctos, evitaremos y prevendremos que el niño en un futuro pueda sufrir enfermedades como el sobrepeso, obesidad, diabetes etc…

A parte de esto, cabe remarcar que en la fase de crecimiento del niño/a, la alimentación repercutirá directamente en su desarrollo físico e intelectual.

Hábitos para evitar la obesidad infantil

  • Reducir las golosinas, dulces, chocolates etc,, una alternativa saludable podría ser dar una o dos veces semana pan integral con chocolate del 70 – 85% cacao.
  • Sustituir la bollería industrial de las meriendas o desayunos , por bocadillos saludables como por ejemplo de queso. O también  leche con cereales sin azúcares añadidos ( copos de maíz, arroz hinchado, muesli …). O comer un puñado de frutos secos crudos o tostados y sin sal más una fruta fresca.
  • Priorizar el agua por encima de los refrescos azucarados o zumos con azúcares añadidos. Aunque los zumos fueran exprimidos naturales, sería mejor comer la fruta entera, ya que solo se consumirá la fructosa ( el azúcar de la fruta) de una sola pieza y obtendrá toda su fibra y vitaminas en mayor cantidad.
  • Evitar los fritos y rebozados como consumo habitual. Si diéramos rebozados, lo ideal sería hacerlos al horno con poquito aceite.
  • Incrementar la actividad física y reducir las horas de sedentarismo al estar delante de la televisión, tablets, ordenadores …)
  • Reducir las comidas procesadas como pizzas preparadas, hamburguesas, embutidos… eso no quiere decir que no se pueda comer una pizza preparada por nosotros en casa. Es muy importante que los niños/as sean partícipes de la elaboración de los platos en la cocina.

La dieta equilibrada en la escuela

A parte de aprender unos buenos hábitos alimentarios en nuestro hogar, es muy importante que en la escuela también los haya.

En la fase de crecimiento del niño/a, la alimentación repercutirá directamente en su desarrollo físico e intelectual.

Los menús escolares tendrían que estar realizados por Dietistas – Nutricionistas.  Estos menús han de estar adaptados a la edad y necesidades de los niños/as.

Es importante que exista buena comunicación entre la escuela y las familias, ya que es dónde se informará si el niño/a presenta algún inconveniente a la hora de comer. También se ha de informar de los menús mensuales que se van a ofrecer en el comedor del colegio.

Una vez conocidos los menús es importante que el resto de comidas del día se complementen con el del colegio. De este modo, podemos incluir los alimentos que no se han puesto en el comedor del colegio y favorecemos a tener una dieta más equilibrada.

Y por último me gustaría remarcar que los alimentos escogidos para los menús escolares han de ser estacionales, proporcionando alimentos de temporada y favoreciendo que sean locales y de proximidad. De este modo los alimentos son más frescos y mantendrán mejor sus propiedades. Si los alimentos han de transportar a largas distancias pueden aumentar su contaminación. El objetivo sería propiciar una alimentación más sostenible y que respete el medio ambiente.

Consejos para una alimentación infantil saludable

  • Consumir cereales integrales ( pan, pasta , arroz, sémola.. )
  • La bebida ha de ser agua ya sea en las comidas como entre horas.
  • Potenciar las legumbres ( tres veces por semana ), al ser proteína vegetal las podemos poner en forma de hamburguesa o de albóndigas, de este modo no haría falta poner proteína animal. La legumbre nos ayudará a rebajar las grasas saturadas de las carnes.
  • Utilizar el aceite de oliva virgen extra.
  • Consumir frutos secos tanto crudos como tostados y sin sal ( almendras, avellanas, nueces, pistachos,..)
  • Los postres pueden ser yogures naturales sin azúcares añadidos o fruta fresca y de temporada.
  • Los lácteos que tendrían que consumir serían quesos, leche o yogur natural sin azúcares añadidos.
  • Evitar los derivados lácteos comerciales como flanes, natillas etc…
  • Consumir verduras y hortalizas de temporada y utilizarlas como primeros platos o guarnición de los segundos.
  • Hacer actividad física mínimo una hora al día ya sea ir en bicicleta, jugar a pelota, andar, nadar, etc…

Soy Nutricionista – Dietista en Barcelona. Tengo 19 años de experiencia como profesional. Pienso que mi trabajo no es sólo calcular una dieta o saber que contienen los alimentos. Mi labor es transmitir y acompañar a mis pacientes para conseguir un cambio de hábitos alimentarios.

Author: Marta Abardia

Soy Nutricionista – Dietista en Barcelona. Tengo 19 años de experiencia como profesional. Pienso que mi trabajo no es sólo calcular una dieta o saber que contienen los alimentos. Mi labor es transmitir y acompañar a mis pacientes para conseguir un cambio de hábitos alimentarios.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

You may use these <abbr title="HyperText Markup Language">HTML</abbr> tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*