• Llámanos: 93 226 03 50
Open

Juul, IQOS, cigarrillo electrónico. Nuevos dispositivos, misma adicción

iqos, juul y cigarro electronico

Alrededor de 2010 comenzaron a proliferar toda una serie de productos de tabaco (cigarrillo electrónico, IQOS; Juul) que sugieren que son una alternativa sana a fumar. En este artículo comentaremos que están siguiendo la misma estrategia que se inició cuando comenzaron a surgir estudios sobre la peligrosidad de fumar, hacia la mitad del siglo pasado.

De los cigarrillos sin filtro a los cigarrillos con filtro

LOS IQOSA mediados de la década de los 50 del siglo XX comenzaron a surgir estudios que relacionaban fumar y cáncer de pulmón. Ante este problema, la mala prensa, la industria tabaquera respondió promocionando los cigarrillos con filtro.

Según explicaba la propia industria, con el filtro se rebajaba su nocividad convirtiéndolo en un producto sano. Incluso era muy normal ver anuncios de cigarrillos donde un sanitario explicaba las virtudes de estos.

 

Con el tiempo, todo el mundo se fue pasando del cigarrillo sin filtro al cigarrillo con filtro ( fig. 1). Así se mantuvo a un alto porcentaje de la población adicta a la nicotina y aunque el cigarrillo sin filtro es más perjudicial, los fumadores del cigarrillo con filtro están expuestos a padecer una larga lista de enfermedades producidas por este producto.

 

GRAFICA IQOS

Figura 1. Evolución de las ventas de cigarrillo con filtro y sin filtro. Se Observa en la década de los 50 un claro intercambio

Y cuando bajaron las ventas, llegó el cigarrillo light!

En la década de los 60, la publicación del “First Surgeon General Report” (figura 2) evidenciando que fumar era muy dañino para la salud, hizo reaccionar a la industria tabaquera ideando un nuevo cigarrillo, el light. También se registraron las primeras patentes del cigarrillo electrónico, pero como la promoción del cigarrillo light mantuvo y aumentó ventas, el cigarrillo electrónico quedó guardado en un cajón

CONSUMO TABACO EEUU

Figura 2: Consumo por capita de tabaco en EEUU, de 1900 a 2011

 

PROMOCION SPOT TABACO

Según la industria, al ser bajo en nicotina se reducían riesgos (como antes con el cigarrillo con filtro). Con el tiempo se demostró que era todo lo contrario, pero lo que consiguieron claramente los cigarrillos light es incrementar las ventas ya que al contener menos nicotina, la gente fumaba más cigarrillos para llegar a la dosis que su cuerpo necesitaba.

Está estrategia, vender un nuevo producto que crea más dependencia, se volverá a repetir con el IQOS y con el Juul, como veremos más adelante.

Al final los lights son más perjudiciales que los normales porque al fumar más, inhalan mayor cantidad de substancias cancerígenas y perjudiciales para la salud. Lo único que tienen rebajado los cigarrillos light es la nicotina pero el resto de substancias están en la misma cantidad.

En el 2010 aún seguía el descenso de fumadores y repetimos estrategia: cigarrillo electrónico, IQOS y Juul.

Antes del cambio de siglo, ya estaba claramente demostrado que fumar mata tanto a los fumadores activos como a los pasivos y con la sociedad claramente concienciada, los diferentes países fueron imponiendo medidas legislativas más restrictivas al tabaco tanto en su venta, publicidad, aumento de impuestos para bajar la tasa de fumadores,…

Los cigarrillos lights son más perjudiciales que los normales porque al fumar más, inhalan mayor cantidad de substancias cancerígenas y perjudiciales para la salud

Pero como la industria del tabaco durante más de un siglo ha sido un negocio muy lucrativo. Permite encadenar al consumidor al producto que vendes de por vida (hasta que este te mata) han vuelto a surgir nuevos productos (cigarrillo electrónico, IQOS y Juul) que prometen lo mismo que siempre: Está vez sí, son la alternativa sana a fumar.

El cigarrillo electrónico: Ya no fumas, vapeas y por eso digo que es más sano.

Alrededor del 2010 aterrizó un nuevo producto de tabaco: El cigarrillo electrónico.

El cigarrillo electrónico es un dispositivo con una resistencia que calienta una solución líquida con nicotina y la convierte en vapor. El IQOS y el Juul aún con diferencias notables en su formato, siguen el mismo patrón: Una resistencia que calienta ya sea una solución acuosa o tabaco a 300-400 ºC en vez de los 1000 ºC de un cigarrillo convencional y así evitar la síntesis de sustancias cancerígenas

Como no se llegan a obtener las mismas temperaturas que la combustión de un cigarrillo convencional tanto el fabricante como sus consumidores insisten a decir que no se fuma, se vapea. Y, ¿por qué intentan cambiar el nombre para la misma acción? (aspirar humo con una alta concentración de nicotina). Por que si cambias de nombre, se da a entender que es una cosa totalmente distinta y por tanto, sus cualidades también lo son.

Está opinión podría percibirse como real a primera vista pero para muchos profesionales genera muchas dudas:

  1. Las enfermedades producidas por el tabaco tardan de 20 a 30 años como mínimo en desarrollarse y el cigarrillo electrónico solo lleva unos 10 años en el mercado (en el caso del IQOS y el Juul aún son menos), por eso es pronto para verificar o descartar como son de perjudiciales para la salud.
    1. Ante la duda, muchos profesionales optamos por no recomendarlo.
    2. Dejar de fumar, sin sucedáneos, sí que demuestra que es útil para evitar desarrollar enfermedades.
  2. La dependencia a la nicotina se mantiene tanto con el cigarrillo electrónico, como con el IQOS o el Juul.
  3. Para dejar de fumar es importante superar la dependencia bucomanual y con el cigarrillo electrónico esto se mantiene: Tener un cigarrillo en la mano, aspirar el humo, notar como entra en los pulmones,… todo esto en el cigarrillo electrónico sigue igual.
  4. La nicotina por sí sola ya es perjudicial para la salud.

Por otro lado, también se defiende que con el cigarrillo electrónico desaparece el efecto nocivo hacia los fumadores pasivos. No obstante, ya están surgiendo estudios que lo ponen en duda, ni para los fumadores activos, ni para los pasivos. Con el IQOS y con el Juul debido al poco tiempo que están a la venta, hay menos estudios, pero ya comienzan a surgir críticas que advierten de su peligrosidad

Después del cigarrillo electrónico el IQOS, sigues fumando pero a menos temperatura

El IQOS sigue un patrón parecido a la del cigarrillo electrónico, pero aquí en vez de calentar una solución acuosa de nicotina, se calienta directamente tabaco.

Ante el IQOS surgen las mismas dudas que ante el cigarrillo electrónico y por eso se duda bastante de su inocuidad y parece ser que son igual o más adictivos que un cigarrillo convencional. Más aún cuando el IQOS ya no hablamos de solución acuosa, sino tabaco, con seguramente los mismos aditivos que un cigarrillo convencional que aumentan la capacidad de adicción a la nicotina.

Por último, en el IQOS se ha trabajado mucho su apariencia para que se aleje de un cigarrillo y se acerque más a un dispositivo electrónico, para que en vez de producir rechazo, atraiga por su estética. Como veremos justo a continuación, en el Juul esto se ha conseguido llevar mucho más lejos.

Juul, el último en llegar

Juul, es el último producto de tabaco que se ha creado por ahora y que en Estados Unidos está haciendo furor entre adolescentes, con lo que se está creando toda una masa de jóvenes adictos a la nicotina (ya van por los 3 millones de adolescentes en EEUU)

Pero, ¿qué tiene Juul que haya conseguido triunfar tanto en los adolescentes? Pues que combina a la perfección modernidad y discreción.

Aparentemente, Juul tiene la apariencia de una pendrive alargado, incluso su batería se carga USB a través del ordenador. Cualquier persona, si no se fija claramente se puede confundir. Si a esto último, añadimos que no deja aliento a tabaco, hace que un adolescente pueda usarlo sin que sus padres lo sepan.

Y si fumar siempre se ha visto como una transgresión y una manera de sentirse más adulto para los adolescentes con Juul esto se ha incrementado por que lo que les llega que por su apariencia es moderna, chula, que no es perjudicial y que evita que sus padres se den cuenta. ¿Qué más puede pedir un adolescente?

Pero Juul tiene unos niveles elevadísimos de nicotina, que produce que la adicción a la nicotina se produzca con un consumo mucho menor si lo comparamos con el cigarrillo convencional y como con el cigarrillo electrónico como el IQOS, se desconoce sus efectos a largo plazo.

Realmente son la puerta de entrada al tabaco, no se ha demostrado que ninguno de estos productos sirvan para abandonar la dependencia a la nicotina, si no todo lo contrario.

Pero hay profesionales sanitarios que recomiendan los cigarrillos electrónicos y otros que no. ¿Qué es lo correcto?

Como se ha repetido varias veces en este artículo, los cigarrillos electrónicos, el IQOS y el Juul aunque posiblemente sean menos nocivos que un cigarrillo con filtro, todo parece indicar que a largo plazo también pueden provocar enfermedades y la muerte.

Los dispositivos como IQOS o Juul son la puerta de entrada al tabaco

Y ante la duda, muchos optamos por seguir la máxima “prima, non nocere” es decir, lo primero es no hacer daño y por esto animamos a dejar de fumar y no a mantener una adicción mediante el uso de estos dispositivos.

Pero también, en el tratamiento de las adicciones hay un concepto que se llama “reducción de daños” y la industria tabacalera ha aprovechado tanto para defenderse como para atacar a los que están en contra de uso, acusándolos de evitar que miles de personas al no recomendar un producto, según ellos, menos nocivo.

La reducción de daños consiste que ante una adicción a una substancia que provoca toda una serie de efectos secundarios muy perjudiciales para la salud, dar otra sustancia parecida que permita a esta persona mantener su adicción bajo control. El ejemplo más claro es la terapia de mantenimiento con metadona.

Muchos mantienen que ante gente que no quiere o no puede dejar de fumar, mejor utilizar alguno de estos dispositivos ( Cigarrillo electrónico, IQOS o Juul) que seguir fumando cigarrillos con filtro.

Sería una opción a valorar siempre y cuando su dispensación se hiciera bajo estricto control médico. Por qué, ¿Qué pasaría si por ejemplo la metadona se puede comprar o suministrar en cualquier estanco sin control sanitario? ¿Cuánto se tardaría en aumentar el número de consumidores que irían atraídos por probar ya que sería un producto legal y permitido?

Sacando conclusiones

Esto es lo que está pasando con el cigarrillo electrónico, el IQOS y el Juul. Paulatinamente están penetrando en el mercado y desplazando al cigarrillo con filtro, como en su día este desplazó al cigarrillo sin filtro pero el número de adictos a la nicotina se mantiene cuando no corre el riesgo de aumentar por gente que nunca había fumado y ahora sí utilizan estos dispositivos ( figura 3)

Figura 3: La historia se repite, un producto sustituye a otro: Según está previsión en la segunda gráfica, en unos años  Juul, IQOS y cigarrillo electrónico desbancaran al tradicional

 

En conclusión, aunque en apariencia tanto el cigarrillo electrónico, como el IQOS o el Juul pueden dar la sensación que son muy poco perjudiciales para la salud, esto es muy incierto. Ante la duda, mejor dejar de fumar definitivamente por que los riesgos para la salud sí que se reducen y se equiparan a la de una persona que nunca ha fumado después de unos años.

Enfermero desde hace 17 años y con 13 años de experiencia en la atención primaria. Cursé un posgrado en Nutrición y Dietética y poco después realicé un Máster en Tabaquismo. También soy vocal de la Junta de SEDET (Sociedad Española de Especialistas en Tabaquismo)

Author: Antonio Vallejo Domingo

Enfermero desde hace 17 años y con 13 años de experiencia en la atención primaria. Cursé un posgrado en Nutrición y Dietética y poco después realicé un Máster en Tabaquismo. También soy vocal de la Junta de SEDET (Sociedad Española de Especialistas en Tabaquismo)

Deja un comentario

Your email address will not be published.

You may use these <abbr title="HyperText Markup Language">HTML</abbr> tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*